Empecemos con historias:

 

Historia 1:

Cuando nací, el doctor fue a la sala de espera y le dijo a mi padre "Hicimos lo que pudimos...pero nació".

Mi mamá no sabía si quedarse conmigo o con la placenta.

Como era prematuro me metieron en una incubadora... con vidrios polarizados.

Mi madre nunca me dio el pecho porque decía que solo me quería como amigo.

Así que en vez de darme el pecho, me daba la espalda.

De chico iba por los cuarteles para que me gritaran: ¡alto!,  ¡alto!.

Yo siempre fui muy peludo. A mi madre siempre le preguntaban:

Señora, a su hijo ¿lo parió o lo tejió?

Mi padre llevaba en su cartera la foto del niño que ya venía en la cartera cuando la compró.

Pronto me di cuenta que mis padres me odiaban, pues mis juguetes para la bañera eran un radio y un tostador eléctrico.

Una vez me perdí. Le pregunte al policía si creía que íba a encontrar a mis padres y me contesto: No lo sé; hay un montón de lugares donde se pudieron haber escondido.

 

Mis padres tenían que atarme un trozo de carne al cuello para que el perro jugara conmigo.

Sin amigos, yo soy FEO, tan FEO que una vez me atropelló un auto y quedé mejor.

Cuando me secuestraron, los secuestradores mandaron un dedo mío a mis padres para pedir recompensa. Mi padre les contestó que quería mas pruebas.

Yo creo que no pagaron el rescate porque en casa éramos muy pobres.

 

Trabajé en una tienda de animales y la gente no paraba de preguntarme cuánto costaba yo.

Un día llamó una chica a mi casa diciéndome: "Ven a mi casa que no hay nadie". Cuando llegué no había nadie.

 

Una vez cuando me iba a suicidar tirándome desde la azotea de un edificio de 50 pisos, mandaron a un cura a darme unas palabras de aliento. Sus palabras fueron: "En sus marcas, listos..."

El último deseo de mi padre antes de morir era que me sentara en sus piernas. Lo habían condenado a la silla eléctrica...

 

Historia 2:

 

CHICA: Estoy asustada,baja la velocidad.

CHICO: Que va es divertido, agárrate a mí.

CHICA: No ,no lo es,por favor estoy muy asustada.

CHICO: Entonces dime que me amas.

CHICA: Te amo,por favor baja la velocidad.

CHICO: Ahora dame un abrazo bien fuerte.

(la chica lo abraza)

CHICO: Ahora puedes quitarme el casco por fa,que me molesta y póntelo tu,oye.....TE AMO....

 

[El periódico al dia siguiente]

Una motocicleta se estrelló ayer contra un edificio por un fallo en los frenos.

Sólo ha sobrevivido una de las dos personas que iban en ella.

 

[LA VERDAD]

En medio de la autopista el chico se dió cuenta de que sus frenos no reaccionaban.

Pero no queria que la chica lo supiera.

Le pidió que le dijera que lo amaba y el le dijo a ella que también la amaba y que lo abrazara (por última vez).

Y le dijo que se pusiera el casco para que ella sobreviviera,aunque ello implicara....su propia muerte.

 

Chistes eran tan, tan...

 

Ø   Era una vaca tan flaca, tan flaca que en vez de dar leche daba lástima

 

Ø   Era tan gordo, tan gordo que cuando se caía de la cama se caía por los dos lados

 

 

Chistes de preguntas

 

Ø    ¿Por qué se suicidó el libro de matemáticas? Porque tenía muchos problemas

 

Ø    ¿Por qué en invierno los locos ponen las manzanas en la ventana? Porque hace un frío que pela

 

Ø    ¿Por qué ponen los semáforos tan altos? Para que nadie se los salte

 

Ø    - Doctor, ¿qué me había dicho que tenia, Piscis, Libra o Sagitario? - ¡Cáncer!

 

Ø    ¿Por qué los tontos no entran en la cocina? Porque ven un tarro que dice: "SAL"

 

Ø    ¿Como se reconoce un gallego en un barco pirata?

Es el único que usa dos parches

 

Ø    ¿Por qué los gallegos tienen las casas redondas?

Para que sus perros no se orinen en las esquinas

 

Ø     ¿Qué le dice un pato a otro pato?

     Estamos empataos

 

 

Chistes:

 

Ø    Es que era una vez un gallego que llega con el doctor, y le dice:

 Fíjese doctor que cuando me toco aquí me duele, me toco acá me duele, me toco en la cabeza y me duele, después de cenar me toco ahora acá y me sigue doliendo, que tengo doctor?

Y el doctor le dice:

- ¡No sea tonto, tiene el dedo quebrado!

 

Ø    Esto es un señor que va a embarcar en un barco y llevaba a su cabra. En esto que el de la aduana le dice:

- La cabra no pasa

El hombre se va, le ve un amigo y le dice:

- Pinta la cabra de negro y ponle un bozal y pensará que es un perro.

El hombre lo hace y el de la aduana le dice:

-He dicho que la cabra no pasa

Y el hombre le responde:

- Sino es una cabra, que es un perro

Y el de la aduana le dice:

- ¿Y los cuernos?

Y el hombre contesta:

- Con la vida privada de mi perro no se meta

 

Ø    Estaban todos los animales de la selva listos para correr en las olimpiadas de los animales. Cuando empieza la cuenta atrás para correr:

- 3, 2, 1, ¡arrancar!

Todos corren, pero a media carrera se fatigan y van quedándose uno a uno. Al final sólo queda la hormiga y el elefante peleando por el primer lugar, cuando de repente se oye un temblor, “punnnnnnttt” El elefante había pisado a la hormiga, y todos los habitantes de la selva le empiezan a gritar:

- ¡Asesino, asesino!

Y el elefante responde:

- No, sólo le quería meter el pie para que se cayera

 

Ø    Dos locos planean la fuga del maniconio, uno le dice al otro: -Si la pared es baja la saltamos. Si es alta cavamos un hoyo, ¿entendido? Puedes ir primero, pasadas tres horas regresa el loco y dice: -No podemos escapar y le pregunta el otro loco: -¿Por qué? -Porque no hay pared

 

Ø    Era una mama fríjol y le dice a su hijo: -Mira hijo si la gente no come leche, no se llena de calcio, si la no come carne no obtiene proteína…- y así continuo por un buen rato hasta que el niñito preguntó –mama fríjol y pasa si los humanos no comen fríjol- La mama muy tranquila dijo – aaahhh, No hay pedo-

 

 

Cartas:

 

Madre ahora me encuentro en México, acabo de encontrar trabajo en una constructora. Te escribo mas tarde para contarte.

La próxima carta:

Madre en el trabajo que encontré tengo que pintar la línea blanca de la carretera. El primer día pinté 1 km. El segundo día pinté 2 km. El tercer día pinté 2 1/2 km. El cuarto día 2.6 km. El cuarto día 2.7 km. El quinto día renuncié porque me quedaba muy lejos la cubeta.